3 beneficios de realizar actividad física después del trabajo

Largas jornadas laborales y carga excesiva de trabajo perjudican nuestra salud emocional al incrementando el estrés, enojo, tristeza, frustración, y fí­sicamente las molestias van desde dolores musculares hasta enfermedades como hipertensión, gastritis, colitis, entre otras. Sin embargo, todo ello se puede prevenir si realizamos actividad fí­sica después del trabajo, pues nos ayuda a encontrar un buen equilibrio en nuestro dí­a.

 

La actividad fí­sica después del trabajo y en cualquier otro momento, combinada con una alimentación balanceada puede traer muchos beneficios a nuestra vida. A continuación, te compartimos algunos de ellos:

 

3 beneficios de realizar actividad fí­sica después del trabajo

 

 

  1. Regula tu estado mental. Diversos estudios han demostrado que una buena salud mental se encuentra ligada fuertemente a la actividad fí­sica que realizamos después del trabajo o en cualquier otro momento del dí­a. Ayudando a:
  • Mejorar la concentración
  • Incrementar la resistencia mental
  • Aumentar la creatividad
  • Disminuir el estrés

 

  1. Impacta en tu éxito laboral. Además de mejorar el estado de ánimo el impacto en nuestro trabajo se refleja al mejorar la construcción de relaciones interpersonales y fomentando el trabajo en equipo, situaciones fuertemente ligadas al éxito laboral.

 

  1. Mejora tu rendimiento. De acuerdo con un estudio realizado por la Leeds Beckett University, en Reino Unido, donde se observó el desempeño de 200 empleados de distintas empresas los cuales realizaban actividad fí­sica después del trabajo y en su tiempo libre, pues tení­an acceso a gimnasios por parte del trabajo. Obtuvieron entre los resultados que quienes se ejercitaban constantemente cambiaron su experiencia laboral, pues mejoraron su productividad laboral e interactuaban mejor entre ellos.

 

Cómo incorporar la actividad fí­sica después del trabajo

 

Puede que nos encontremos en una constante negación donde nos parezca difí­cil incorporar la actividad física a nuestra vida, ya que no solamente se trata buscar un momento después del trabajo,  también intervienen factores como el traslado, compromisos, familia, entre otros. Reduciendo cada vez más la posibilidad de mantenernos ejercitados.

Sin embargo, existen formas de hacerlo:

  • Deja los pretextos. Repetir una y otra vez que no tienes tiempo, es el pretexto más antiguo que puede existir. Comienza por pensar que es algo que haces por y para ti, donde tú eres quien percibe los principales beneficios, así­ que etiqueta al ejercicio como una prioridad en tu dí­a de esa forma seguro tendrás por lo menos 30 min. para realizarlo.

 

  • Busca una actividad que te guste. Sabes que ir al gimnasio, cargar pesas, correr o hacer CrossFit es lo que está de moda, pero no es forzoso realizar estas actividades. Existen muchos deportes y ejercicios los cuales te pueden agradar y hacerte sentir bien, de esa forma evitas desertar.

 

  • Consigue aliados. Cada día son más las empresas que emplean centros o programas de ejercicio en los lugares de trabajo, como: yoga en la oficina, equipos de futbol, grupos de corredores, carreras, etc. Si es tu caso, ¡No lo pienses e intégrate a alguna de estas actividades!, pero si tu empresa no cuenta con esas prestaciones, no te desanimes organízate con amigos o compañeros de trabajo, a veces hacer ejercicio en grupo es la mejor motivación para alcanzar nuestras metas.

Y tú, ¿Realizas actividad fí­sica después del trabajo?

Compártenos tu experiencia, y si buscas integrar algún programa de   bienestar y actividad fí­sica dentro de tu empresa,                   ¡No olvides contactarnos! En Wellness México podemos ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *