Alimentación saludable: Consejos para orientar al personal

Consejos para una alimentación saludable en el trabajo
Cortesía Pixabay.com

 

Se creería que como empleadores y quienes buscan al máximo la productividad de su equipo de trabajo, estos podrían proporcionar las bases para una alimentación saludable entre sus empleados, es decir comida nutritiva dentro de la empresa o lugares apropiados para que ellos puedan consumir sus alimentos, pero no siempre es así.

 

Diversos estudios señalan que una mala alimentación en el trabajo pone en riesgo la salud de las personas al desarrollar enfermedades no transmisibles, además de tener un impacto negativo en su desempeño laboral, ya que dichas enfermedades incrementan el ausentismo y disminuyen la productividad del personal.

 

Debido a que una enfermedad crónico-degenerativa causada en su mayoría por una mala alimentación, no permite que nuestro cuerpo trabaje al 100%, ya que realizamos un mayor esfuerzo para compensar situaciones generadas por la enfermedad. Por ejemplo, la hipertensión: Quien la padece tiende a sentirse agotado (a), con nauseas, dolores en pecho, garganta, entre otros síntomas.

 

Lo cual, dificulta tener una buena concentración en el trabajo y concluir sus actividades, acumulando así trabajo, cometiendo errores y esto a su vez genera un aumento en su presión arterial. Todo ello se pudo evitar con una alimentación saludable.

 

Consejos para una alimentación saludable en el trabajo

 

Por eso, te compartimos algunas recomendaciones que toda empresa debería tomar en cuenta para ayudar a sus empleados a llevar una alimentación saludable:

 

 

Los programas de nutrición en el trabajo, además de prevenir el desarrollo de enfermedades crónico- degenerativas entre el personal, ayudan a la empresa a obtener recompensas (por así llamarlo).

 

Por ejemplo: Disminución de ausentismo por enfermedad, mayor productividad y una notable mejora en el estado de ánimo del personal, lo que genera que sientan gratitud y un mayor compromiso hacia su empresa.

 

  • Un espacio destinado para el consumo de alimentos debe considerar los siguientes puntos:

  1. Ser accesible: Nos referimos tanto a las rutas de acceso al lugar, como al permitir el acceso a todos los empleados por igual.
  2. El espacio tiene que ser acondicionado para brindar la sensación de comodidad y seguridad, y contar con equipos donde el personal pueda refrigerar y calentar alimentos preparados en casa.
  3. En caso de que la venta de comida sea dentro de la empresa, tiene que ser fresca, saludable, balanceada, venderse a un costo accesible, su disposición debe estar sujeta a los tiempos y necesidades de los trabajadores y no al contrario.

 

  • Contar con por lo menos un garrafón de agua potable por departamento o en las áreas de dispersión.

 

  • Implementar un programa de vales de despensa. Dicho servicio puede ser una buena opción para los empleadores, ya que así pueden evitar los costos generados por un comedor, y elegir el tipo de vale el cual esté únicamente destinado para la adquisición de alimentos.

 

  • Servicio de repartición o ventas de alimentos. Hay empresas que permiten que vendedores de comida entren en ciertos horarios y vendan fruta, sándwiches, gelatinas, etc.

 

Recuerda que invertir en una alimentación saludable es invertir en el bienestar de tus colaboradores y empresa. Contáctanos y permítenos asesorarte.

 

 

Con información de la Organización Internacional del Trabajo: http://www.ilo.org/public/spanish/bureau/inf/download/s_foodatwork.pdf

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *