La oficina; un ambiente un tanto enfermizo

Muchas veces creemos que no hay enfermedades específicamente en el ambiente laboral pero sí. Y no son exclusivas de la oficina pero digamos son las más comunes que pueden llegar a tocarnos. A continuación veremos una lista de las enfermedades más comunes en tema laboral:

Estrés: como muchos ya lo hemos vivido o sabemos, el estrés en nuestras vidas es la causa principal de muchísimas cosas, pleitos, peleas con la pareja, enojo e irritación fácilmente con los hijos, mal humor, y no es que sea una enfermedad, es que nuestro estilo de vida deriva el cúmulo de estrés que nosotros merezcamos. El estrés genera otro tipo de malestares como dolores de cabeza, jaqueca, irritabilidad por todo, así como cansancio. Las mejores maneras de evitarlo o luchar contra el estrés, es hacer ejercicio, mantener una vida alimenticia saludable, intentando dejar la oficina fuera de casa, fuera de nuestra vida sentimental y poder separar y diferenciar el trabajo de nuestra vida privada y poder llevar una vida controlada y más relajada.

Malas posturas: probablemente lo más común en tema de oficina relacionado a enfermedades o padecimientos son las malas posturas que tenemos cuando estamos en nuestro escritorio frente a la computadora. Mantener continuamente malas posturas puede tener problemas de ser moderados a graves como son tendinitis, dolores de espalda no tan intensos y contracturas algo severas, eventualmente el estrés también puede tener parte importante en este padecimiento.

Agotamiento físico y mental: el famoso “burn out” o “síndrome del agotamiento profesional y mental, es un padecimiento donde los síntomas son como su definición lo marca; cansancio general y desgaste emocional que desemboca en la pérdida de la autoestima laboral y por ende una disminución de la productividad en la oficina. Generalmente relacionado con empleos donde las jornadas son de más de 12 horas y va de la mano también con el estrés.

El Mobbing; en este tenemos que tener muchísimo cuidado, no es una enfermedad o padecimiento como tal, es más un origen del por qué podemos llegar a tener todo tipo de síntomas, el acoso psicológico de un jefe que ejerce sobre su empleado se relaciona más bien con un maltrato sistemático, con exigencias fuera de toda regla y agresiones que pueden afectar emocionalmente a la otra persona. Los efectos del mobbing pueden ser duraderos y tomar un tiempo en disiparse, pues afectan y dañan a la autoestima de la persona, limitando su posibilidad de hacer bien su trabajo y su vida diaria.

Molestias oculares: muchas veces llevamos más de 6 horas pegados a la pantalla trabajando sin descansar la vista, pues esto, también genera problemas. Pueden llegar a ser patologías crónicas, esto podría empeorar si de por si ya tenemos algún problema de vista como astigmatismo o miopía, aquí la sugerencia es usar un protector de pantalla y de vez en cuando desviar la mirada o salir a tomar aire fresco para descansar la vista. Así como las visitas al oftalmólogo y revisar que estemos usando una graduación correcta.

Adicción al trabajo: la última y la peor, hacernos adictos a nuestro empleo. Alguien que dedica su vida por más de 12 horas al trabajo es considerado un adicto. Esta adicción y enfermedad tiene riesgos desde lo social como perder amigos, pareja, vida social como hasta lo físico, desgaste emocional, estrés, mal humor, mala alimentación y falta de sueño.

Claro está que el trabajo en nuestras vidas es una piedra fundamental y muy importante de nuestra vida, pero no absolutamente toda. Un gran equilibrio en nuestro trabajo, familia, vida social, amigos, es esencial para poder llevar una vida mas que saludable y eficaz, todo se puede, el chiste es saberlo acomodar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *